Querido futuro esposo…

 

Antes de que firmes ese papel, hay algunas cosas que debes saber…

Me haces sentir tan enamorada que a veces creo que vuelo, aunque te advierto que no soy tan perfecta como parezco.

Soy pésima planchando ropa y no tengo idea de cómo cocinar.

Puedo analizar datos como una diosa, pero no sé programar la lavadora.

Amado mío, debes saber que soy genial en inversiones, aunque nunca recuerdo dónde dejé las llaves.

Soy una jardinera entusiasta, pero no me pidas que lave los trastes.

Querido futuro esposo, puedo liderar equipos como un general en batalla, pero no me pidas que distinga entre la pimienta y el comino.

Amor mío, soy pésima deportista, pero una nerd orgullosa. Mi cabello tiene vida propia, y honestamente, lo amo así.

Me encanta dormir, pero más aún despertar temprano; seré tu despertador personal.

Amor de mi vida, tienes que saber que siempre, siempre quiero darte un beso: de día, de noche, a media tarde, al despertar.

Quiero que cada día tengamos citas románticas, como si viviéramos en una comedia romántica eterna.

Quiero galletas de chocolate en casa, aunque siempre las pongas en el estante más alto de la alacena.

Quiero que dejemos la ropa tendida afuera, incluso cuando sepamos que va a llover, solo para disfrutar de correr por ella.

Tienes que saber que te apoyaré en cada sueño loco, incluso si decides empezar otra carrera.

Tienes que saber que por ti me volvería militante una vez más, y todas las veces que necesites.

Tienes que saber que por ti me mudaría, dejaría todo lo que tengo y comenzaría de cero.

 

Amor de mi vida, tienes que saber que quiero enamorarme de ti todos los días de mi vida

Querido futuro esposo, ¡Ya quiero casarme contigo!

 

Autor: Dialoguistas México

Contenido relacionado 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías Amor | Vida
Etiquetas amor | matrimonio