Invisibilización y resiliencia – Jazmin Emerita

Audre Lorde  en «Sister Outsider» nos dice «Tu silencio no te protegerá.

Pero para cada mujer que ha sido silenciada, hay una voz interior que sigue gritando ‘Yo sobreviviré”. Hablar de una deuda histórica por la determinación de los roles de género, la desigualdad ante los ojos de la sociedad y en general del sistema, conlleva una reflexión introspectiva sobre nosotras mismas. En el marco del Día Internacional de la Mujer, caemos en burbujas de interpretaciones banales que rebuscan celebrar una cualidad biológica a través de acciones insensatas como regalar flores o mandar felicitaciones por redes sociales, cuando no se trata de llevar hacia nosotras el placebo de notoriedad social…

No celebramos, conmemoramos, reivindicamos, levantamos la voz, exigimos justicia, queremos respeto, reconocimiento, libertad, lo hacemos en nombre nuestro, de nuestras abuelas, ancestras, mujeres jóvenes, indígenas, afrodescendientes, adolescentes y por todas las niñas que hoy tienen derecho a crecer con seguridad.

De acuerdo con los resultados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, Nueva Edición (ENOEN), al cuarto trimestre de 2022, en México residían 67.0 millones de mujeres, lo que representó el 52.0 % de la población total. Un país donde cuantitativamente somos mayoría, pero sustancialmente somos invisibilizadas. Es un hecho que hay factores que determinan nuestras posibilidades de ser vistas en el sistema, como nuestro grado académico, nivel socioeconómico, ascendencia familiar, color de piel, la forma de nuestro cuerpo, el timbre de nuestra voz, nuestros rasgos faciales, el tipo de ropa, nuestra forma de actuar; no obstante, lo más superfluo pareciera determinar nuestro lugar dentro de la sociedad. Genéricamente hemos buscado compensar todas estas cualidades: si eres inteligente debes esforzarte por ser también atractiva porque “una mujer lista pero descuidada no será tomada en cuenta”; si eres gorda “más vale que te pongas en línea o al menos seas lo suficientemente graciosa para ser visibilizada”; si eres morena es “fundamental que seas el modelo social de una buena ama de casa”; si eres económicamente independiente “representas un arrebato a la figura del proveedor”. Todo este bombardeo del imaginario social asfixia la posibilidad de vivir en libertad en cuerpo y pensamiento, un martirio que parece resistirse a la rebeldía de la lucha de miles de mujeres. Romper esquemas es el jaque mate de status quo moralizado por años.

Bell hooks en su libro Teoría feminista: de los márgenes al centro nos dice que «la crítica feminista debe luchar no solo contra las instituciones que han dominado y oprimido a las mujeres, sino también contra las formas de pensar que han perpetuado la explotación y la opresión.»  El pensar colectivo merma la libertad plena de un género, su desarrollo e integración como ser humano. Es por eso que hoy es latente el hecho de aprehender al feminismo, sus corrientes, su esencia filosófica y su práctica, comprender que la lucha no es solamente gritar consignas que a voces del sistema patriarcal solo generan ruido innecesario e irrelevante. La equidad patrimonial, educativa, civil, laboral e incluso jurídica no se alcanzan siendo agentes pasivos, observando por la ventana a centenas de mujeres que marchan, ellas, nosotras, no caminamos por inercia. Dicen que la irreverencia solo se hace visible cuando flagela la tranquilidad de aquel que estaba en paz con su posición de superioridad.

Mujer, hermana, aliada, hoy el eco crece cuando nos organizamos y levantamos al unísono nuestras voces. Hoy no solo marchamos, estamos enseñando, litigando, liderando, tomando decisiones, haciendo arte, maternando, rompiendo, reparando, somos jefas de familia, emprendedoras, políticas, empresarias ¿pero sabes? Aún no somos suficientes. Las mujeres que nos hemos apropiado de espacios en el sistema tenemos la responsabilidad de ser el peldaño para otras más, romper techos de cristal y establecer un sistema inclusivo no es tarea de una sola.

  • Jazmin Emerita (08/03/2024)

Autor: Dialoguistas México

Contenido relacionado 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *